Salir

Sufro amenazas y chantajes de mi novio por Whatsapp y Facebook.


1 junio, 2017

 

Sufro amenazas y chantajes de mi novio por Whatsapp y Facebook. ¿Puedo utilizar esas conversaciones como pruebas de violencia? No sé a quién recurrir pues él dijo que me hará daño.

Estimada compañera,

Las amenazas y chantajes que recibes por parte de tu novio son un tipo de violencia machista o de género. No podemos aceptar, ni tampoco normalizar, que nuestra pareja controle nuestro teléfono móvil, nos imponga qué ropa nos podemos poner o con quién podemos o debemos salir, o cualquier otra imposición que coarte nuestra libertad.

Las amenazas, las coacciones y los chantajes, en general, o por medio de WhatsApp, Facebook, Twitter, o cualquier red social, son consideradas por la ley vigente como: “Delitos contra la libertad”. Esto quiere decir que lo que te ocurre está penado por la ley y tienes derecho a denunciarlo ante la Policía Nacional o Autonómica, Guardia Civil o el Juzgado de tu localidad.

Respondiendo a tu pregunta sobre los mensajes que has recibido, sí pueden ser usados como prueba de violencia. Para que todo lo que recibas en las redes sociales pueda aceptarse como prueba, te sugerimos que guardes los mensajes siguiendo los siguientes requisitos:

–          Hacer copia de seguridad de los mensajes recibidos ya que necesitarás presentar los originales.

–          Que el contenido de los mensajes deje claro que te está amenazando, coaccionando o chantajeando.

–          Conservar el teléfono o dispositivo original al que se enviaron esos mensajes.

–          Para asegurar la prueba, cambia todas las contraseñas.

Con tal de velar por tu protección y poder usar los mensajes que tienes como prueba, te aconsejamos acudir a la comisaría más cercana de Policía Nacional o Autonómica, Guardia Civil o Juzgado de tu localidad para que quede constancia de ellos (tomarán fotos del terminal, su número de serie y las conversaciones probatorias para su transcripción y futura utilización como prueba). Tienes la opción de interponer denuncia por violencia de género y pedir la pertinente orden de protección si tu persona corre peligro.