Salir

Diagnóstico de la Xarxa d’Atenció i Recuperació Integral.


17 noviembre, 2017

Diagnosis de la Xarxa d’Atenció i Recuperació Integral per a les dones en situació de violencia masclista de Cataluña. Grup d’Investigació Antígona (2016).

Desde hace unos años se han ido desarrollando recursos de prevención, sensibilización, detección, atención y recuperación de mujeres víctimas de violencia machista. En Cataluña, a partir de la Ley 5/2008, del derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista, se crea la Xarxa d’Atenció i Recuperació Integral per a les dones en situacions de violencia masclista (Red de Atención y Recuperación integral para las mujeres en situaciones de violencia machista), que tiene la función de intervenir en aquellas situaciones en las que mujeres, adolescentes y niñas han sido víctimas de la violencia machista.

Dicha Xarxa está compuesta por los siguientes servicios:
• Servei d’Atenció Telefònica Especialitzada, que lo gestiona el Institut Català de les Dones;
• Serveis d’Informació i Atenció a les Dones, gestionado por los entes locales;
• Serveis d’Atenció i Acollida d’Urgències, gestionados por los entes locales y uno gestionado por la Secretaria de Família de la Generalitat de Catalunya;
• Serveis d’Acolliment i Recuperació, gestionados por la Secretaria de Família de la Generalitat de Catalunya;
• Serveis d’Acolliment Substitutòria de la Llar, gestionados por la Secretaria de Família de la Generalitat de Catalunya;
• Serveis d’Intervenció Especialitzada, gestionados por la Secretaria de Família de la Generalitat de Catalunya;
• Serveis Tècnics de Punts de Trobada, gestionados por la Secretaria de Família del Departament de Benestar Social i Família;
• Oficines d’Atenció a la Víctima del Delicte, gestionadas por el Departamento de Justicia;
• Serveis d’Atenció Policial (Grups d’Atenció a la Víctima).

El Institut Català de les Dones encargó al Grupo de Investigación Antígona, de la Universidad Autónoma de Barcelona, hacer un informe que analizara el funcionamiento de la Xarxa, para saber cómo trabajan los diferentes servicios, evaluar el nivel de coordinación y trabajo, así como la intervención que se lleva a cabo a las mujeres, adolescentes y niñas que estén en situación de violencia machista o en riesgo de padecerla.

El estudio llevado a cabo por el Grupo Antígona muestra que las Redes cuentan con el marco jurídico y objetivo para poder ser efectivas y que deberían estar capacitadas para abordar este tipo de situaciones, pero manifiesta que las mismas no tienen los recursos suficientes (económicos, logísticos y físicos), ni las competencias adecuadas, poniendo de relieve la falta de profesionalización y sensibilización de los agentes que trabajan en los diferentes servicios (agentes de los servicios sociales, del sistema jurídico y de los servicios que propone la Xarxa). Todo esto implica que la mujer experimente una doble discriminación, es decir, es discriminada por ser víctima de violencia machista y, también, por no tener los suficientes recursos para poderse defender. Estos argumentos llevan a la conclusión de que es necesario que haya una sensibilización educativa sobre la violencia machista ya que se está priorizando la intervención sobre la prevención.

A la falta de recursos y sensibilización-profesionalización de los agentes, se constata que el 73,7% de las y los profesionales le dedican menos de un 25% en su jornada laboral, debemos añadirle la falta de coordinación entre los servicios, hecho que dificulta el funcionamiento de la Xarxa. En el informe se refleja que en muchos municipios existen protocolos de solución pero no existe una coordinación efectiva con otros, en parte por culpa de la Ley de Protección de Datos, que pone trabas al trasvase de datos entre administraciones.

A modo de conclusión, la Xarxa funciona y es una herramienta necesaria para llegar a conseguir los objetivos de la Ley 5/2008 Catalana que ampara el derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista, pero sería necesario realizar mejoras en diferentes ámbitos y conseguir que la prevención, los mecanismos de actuación y coordinación cuenten con los recursos necesarios para hacer efectivo el propósito de la Xarxa.